Comparte este artículo
FaceBook  Twitter
Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 
Escrito por Redacción Categoría: Lanzamientos
Publicado el 04 Julio 2012
Imprimir

 

ELDORADO

Paranormal Radio

9/10

 

Sigo dándole vueltas al disco, me parece increíble que todavía no haya una gran discográfica, por no decir multinacional, tras un trabajo de esta banda.

Los que hemos tenido la suerte de conocer la obra de Eldorado desde su debut con ‘En Busca de Eldorado’ ya sabemos que esta no es una banda más, pero si me parece mal que los prejuicios negativos se interfieran a la hora de valorar un disco, tampoco dejaré que los positivos perviertan mi opinión sobre este ‘Paranormal Radio’. Pero que internacionalmente ya haya quien hinque la rodilla ante ellos y que aquí sigan relegados al éxito underground es para hacérnoslo mirar. Y si no paro con este razonamiento enlazo con que un grupo así haya tenido que recurrir al crowdfunding para financiar una grabación que nuevamente han realizado bajo la supervisión (grabación, producción, mezcla y master) de Richard Chycki. Así pasa, que rompieron moldes y finalmente nos traen doce temas tanto en la versión en castellano que ahora tenemos entre manos como la inglesa, titulada ‘Antigravity Sound Machine’, versión que por ahora me conformo con recordar de la presentación en la sala Sol de Madrid, de la que ya os hablé (pincha aquí para recordarla).

El grupo, que ya ha demostrado su maestría a la hora de dar buena cuenta de las artes rockeras añejas, pero dándole el toque del sonido actual y una sorprendente frescura, no cesa en esta actividad, pero sigue evolucionando y añadiendo nuevas visiones del rock a tiempos psicodélica, a tiempos rabiosa y directa, otras cálida, más contundente, con más desarrollo, pero siempre con el listón de calidad musical y sonora en lo más alto. Mejorando, por difícil que pareciera.

Tercer disco, confirmado, si el disco "dorado" te gustó, este te va a enamorar, si "Atlántico" y "La Casa de Las Siete Chimeneas" te parecían temazos increíbles, necesitas escuchar inmediatamente estas doce composiciones (no están las cosas para escatimar espacio) y este nuevo sabor de Eldorado.

“Emitiendo desde Saturno” reza sutil la portada, y así, en órbita, te sientes desde que empieza a sonar “El Mundo Dentro” y no vas a volver a la Tierra hasta que acabe “Mujer de Otoño”, tras doce viajes atemporales ante los que nunca vas a poder permanecer quieto.

“El Mundo Dentro” puede ser la versión más dura del grupo pero para los que nos gusta el rock es como cruzar las puertas del Sodoma y Gomorra Rock Fest desde que el bajo de César nos presenta la guitarra del novato de oro, un Andrés Duende espectacular, y Jesús Trujillo se rompe la garganta para dejar claro que esto es rock’n roll con todas las consecuencias. Impresionante trabajo de un vocalista digno heredero de las gargantas más castigadas y ardientes de los setenta.

La batería de Javi Planelles, mejor a cada golpe, nos lleva a “Hey Saturno”, con ese sonido de maracas por si no te había quedado suficientemente clara la década del rock que se adora por aquí y la guitarra de Andrés que nos sigue mostrando todos los nuevos pasajes que viene a aportar al sonido del grupo. Pero será el teclado de “Nuestra Sombra” lo que haga que nos corra un escalofrío por la espalda, escuchar un Hammond tendría que ser obligatorio todos los días. Un toque setentero que viene más a nuestra tierra con el juego creado con la guitarra y una melodía principal que te derrite sobre una base rítmica que acaba en una orgía musical deliciosa.

Pero este es territorio guitarrero, y si quieres válvulas ardiendo temas como “Domingo Extraño” y “El Último tren” serán de tus favoritos… y si no también. El primero con esa conversación entre voz y cuerdas y el segundo con un ritmo que se te va metiendo en el cuerpo hasta el tuétano… espero no cruzarme contigo conduciendo si esto va sonando en mi coche. Rabia tribal fundida a una melodía imborrable y un detalle simpático que viene a subrayar el carácter de esta banda en la parte instrumental antes de reventarte del todo cuando vuelven a subir las revoluciones. Tremendo. Los sesos volando.

A estas alturas ya me parece absurdo hablar de influencias del rock de los setenta, de los Stones (con Brian por supuesto), de Black Crowes… Eldorado tiene tanta personalidad que esas referencias solo los serían por compartir su estilo. Ahí tenéis sus letras, agradecemos que se traten a parte en ambos idiomas, y una forma única de agitar la coctelera con los mismos ingredientes de las bandas mencionadas y muchas otras y que el resultado sea único.

En todo el medio del disco encontramos “Adiós a Noviembre”, vuelve el sabor del Hammond en su faceta más cálida para el tema más sentido y esa voz crujiendo casi tanto como la guitarra, ambas delicadas o rabiosas cuando deben serlo. Pero el “Reactor” nos vuelve a poner las pilas enseguida, riff crudo, insistente, espíritu hippie, anglosajón, afrontamos la parte más sabrosa del álbum desde la composición más directa rasgada, otro acierto que fuera uno de los primeros adelantos del álbum.

Los primeros segundos de “Space Mambo” ya vaticinan lo que nos viene encima, si había normas se van todas por la ventana, una pincelada funky, otra psicodélica… Jesús cantando más limpio, un coro sosteniendo el tema… y así llegamos a “Juegos de Medianoche”, una afilada bofetada guitarrera que lleva a una de las que más me sorprendieron en la presentación, “Kassandra”. Psicodelia en modo on, y todos los elementos al mismo nivel, para que el solo de guitarra, por ejemplo, se asiente sobre un bajo que siempre destaca, siempre audible y no por casualidad… pero si hay que destacar todo lo que van haciendo no habría páginas suficientes.

“Paranormal Circus” no puede tener título más esclarecedor, una banda de rock’n roll cabalgando libre hacia el horizonte casi a medio tiempo, paladeando cada nota aunque casi no veas desde todos los sitios desde los que te llegan.

Y para terminar otra vez los sentimientos a flor de piel con “Mujer de Otoño”, tremendo baladón de base acústica y relámpagos de electricidad tan emocionantes como la propia canción al completo.

Sueles saber cuando estás ante uno de los discos del año, pero es que cada disco que saca esta banda es una nueva oda al rock con más clase, ajeno a gustos particulares, rock con mayúsculas, emocionante, rabioso, evocador, duro, sutil… tocando el palo necesario en cada momento y siempre con coherencia por heterogénea que sea la creación.

No me cansaré de afirmar que nos encontramos ante una de las mejores bandas de rock que actualmente se puedan ver sobre un escenario, en castellano, en inglés, (si puedes hazte con los dos que hay matices) qué más da… “¡Emitiendo desde Saturno!”, poco más que añadir.

P.D.: Se me olvidaba comentar el libreto, que no tiene desperdicio y cierra el círculo de la escucha... pero mejor será que lo comprobéis con vuestros propios ojos...

 

JORGE BOBADILLA

 

Escribir un comentario

TODAS LAS IP SON REGISTRADAS
Los comentarios serán revisados por el administrador, no se publicarán aquellos que puedan resultar ofensivos, infundados, o que contengan información no contrastada.


Código de seguridad
Refescar